Categoría: Energía Eólica

Elisa, el primer aerogenerador offshore en España


Gracias al Proyecto Elisa/Elican, de Esteyco, en aguas canarias está instalado el primer aerogenerador offshore de España. La torre es de hormigón, autoinstalable, con una cimentación por gravedad y turbina de 5 MW (Siemens-Gamesa).

Es el primero de España y sur de Europa con cimentación fija, y representa una innovación tecnológica muy importante en las energías renovables offshore, permitiendo la autoinstalación de la estructura. Este hecho facilita el montaje de los aerogeneradores en los parques y reduce los costes del proceso de instalación y mantenimiento. El prototipo de Esteyco se transportó con la torre teléscopica plegada flotando con un sistema de remolque convencional a su posición definitiva en el banco de ensayos de Plocan, lastrándose la cimentación de forma controlada. Una vez fondeado el prototipo se procedió a desplegar la torre.

Gracias al Proyecto Elisa se han maximizado las posibilidades de industrialización y economía que ofrece el hormigón prefabricado en construcciones repetitivas como las que se dan en un parque eólico, así como la robustez y durabilidad de las estructuras de hormigón en el exigente medio marino.

Anuncios

Nabrawind Technologies instalará en Navarra una de las torres eólicas más altas del mundo


El próximo 8 de enero comenzarán en Eslava (Navarra) las obras para la instalación de una de las torres eólicas más altas del mundo (con sus 160 metros solo en Alemania las hay más altas) diseñada por la empresa navarra Nabrawind Technologies, participada por el Gobierno Foral a través de Sodena.

El objetivo de este proyecto es validar en un prototipo real el novedoso diseño de torre y su proceso de montaje, que prescinde de las grúas de gran tamaño y coste empleadas en la actualidad. Una vez montado, el prototipo servirá para realizar lo que se denomina un ensayo de fatiga que, básicamente, consiste en reproducir en tan solo seis meses la vida real que soportaría el aparato durante 25 años de funcionamiento y de este modo validar su durabilidad.

“Con este ensayo contrastaremos de forma acelerada la prestación de la torre en situación de funcionamiento, lo que permitirá mejorar la fiabilidad de la estructura y minimizar cualquier riesgo técnico ya desde las primeras preseries”, explica Ion Arocena, jefe del Programa de torres de Nabrawind Technologies. Esto se consigue mediante un novedoso sistema que genera cargas en la parte superior de la torre, haciéndola oscilar de manera controlada para simular de forma acelerada la situación de la torre con el aerogenerador en funcionamiento.

Este método de ensayo, nunca realizado hasta la fecha en una torre eólica, se ha concebido en el proyecto NEVA, realizado en colaboración con Cener y financiado con fondos Feder a través del Ministerio de Economía y Competitividad.

La torre diseñada por Nabrawind Technologies alcanzará una altura de buje de 160 metros en total. Está dividida en dos segmentos: una estructura recta de tres columnas, de 86 metros, diseñada y patentada por Nabrawind, y una torre convencional, colocada encima de la estructura anterior, de 71 metros.

La necesidad de fabricar torres más altas que las convencionales surge por la saturación que existe en la actualidad de los emplazamientos más atractivos. Esto obliga a desarrollar parques eólicos en lugares donde el viento está a mayores cotas de altura y, por lo tanto, las torres deben tener más metros para alcanzar esas cotas. La principal peculiaridad de Nabralift radica en su sistema de montaje, un novedoso proceso de autoizado mediante dispositivos hidráulicos en el suelo, patentado por esta empresa navarra, que permite elevar la torre completa introduciendo módulos por la parte inferior. Este novedoso sistema supone un gran avance para la logística del transporte y montaje de la torre, ya que al estar compuesta por elementos de menor tamaño no requiere ni camiones ni grúas especiales.

Vía Energías Renovables (y Pablonauta)

¿Por qué los aerogeneradores eólicos tienen tres palas?

La mayoría de los aerogeneradores son del modelo tripala, con el rotor a barlovento y mecanismos eléctricos de orientación, y que se denomina concepto danés. La energía máxima que se puede extraaer del viento es independiente del número de palas, y se define a través de la ley de Betz, que como máximo se puede extraer el 59 % de la energía cinética del viento. La optimización del número de palas es un equilibrio entre la velocidad del viento, estabilidad en movimiento, rendimiento, peso y costes de los distintos materiales.

Vía Engenharia é:

WindCrete, la plataforma flotante low cost para aerogeneradores offshore

El prototipo WindCrete es una estructura cilíndrica con un gran flotador y un lastre en la base, que le proporciona auto estabilidad. Las innovaciones principales de este modelo, en comparación con otros parecidos que hay en el mercado, son la estructura monolítica y sin juntas, y el uso del hormigón como material utilizado para su construcción, según explican los investigadores, vinculados a la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos de Barcelona de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC).

Utilizando hormigón y no acero —como se ha hecho hasta ahora—, se consigue reducir un 60% el coste de construcción, dado que se trata de un material más económico. Además el hormigón es más resistente al entorno marino, característica que permite diseñar una estructura con menos necesidades de mantenimiento y con una durabilidad de unos 50 años de vida. La ausencia de juntas en la pieza hace aumentar la durabilidad ante los efectos del mar y del viento, y evita los daños que normalmente aparecen en las zonas de transición de las estructuras.


Vía UPC (Universidad Politécnica de Cataluña)

Aerogenerador piezoeléctrico por vorticidad, creado por la startup española Vortex Bladeless

Vortex Bladeless es una startup española que ha desarrollado un aerogenerador sin palas basado en el fenómeno de la vorticidad. En su página web, por cierto, completamente en inglés, puede obtenerse más información de la tecnología o apoyar el proyecto a través de crowdfunding a partir del próximo 1 de junio.

Como menciona recientemente Bill Tucker en Forbes, Vortex Bladeless es una compañía radical que ha aprendido del efecto tan desastroso que sucedió en el Puente de Tacoma en 1940 (ver YouTube) , y que cambió la manera en que los ingenieros construían los puentes, para encontrar una forma positiva de generar energía de este mismo efecto pernicioso. Donde los demás encontraron un problema Vortex encontró una solución.


Vía InterUAT & CindoDías.com